Cómo cuidar tu boca durante el embarazo

0 Compartir

Durante el embarazo es frecuente que surjan multitud de dudas acerca de la salud del feto, pero no hay que olvidarse de la salud de la madre y de las posibles secuelas físicas tras esos nueve meses. Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es el cuidado de la salud bucodental, ya que hay múltiples factores relacionados directamente con la gestación que pueden afectar a la misma.

A continuación os detallaremos una serie de pautas a seguir si queréis que vuestra boca salga intacta del proceso de embarazo:

Atención a la rutina de higiene diaria

  • Es esencial llevar a cabo el cepillado al menos dos veces al día de forma cuidadosa. La frecuencia del cepillado será igual estando embarazada o no, pero los movimientos deben ser más delicados y el cepillo debe ser pequeño y de cerdas suaves, así evitaremos el sangrado de encías y las náuseas.
  • Debido al daño que podemos provocar en dientes y encías, debemos utilizar una pasta dentífrica fluorada para prevenir las caries, habituales en procesos de gestación.
  • Al igual que haríamos fuera del proceso, es importante pasar la seda dental al menos una vez al día y cambiar de cepillo al menos una vez cada tres meses.

No olvides visitar al dentista

  • Normalmente se recomienda visitar al dentista al menos una vez al año para realizar una revisión. En el caso de mujeres embarazadas, la frecuencia de las visitas debe aumentar, realizándose una al trimestre.
  • No dudes en avisar al profesional de tu estado. Para realizar un correcto análisis y dar las recomendaciones apropiadas, el dentista debe estar en conocimiento del embarazo desde el primer momento.

No descuides tu dieta

  • La dieta cobra especial importancia durante el embarazo. El primer paso es evitar los alimentos azucarados, sobretodo eliminando los que tomamos entre comidas.
  • Ingiere piezas de fruta fresca y evita los zumos industriales.
  • Bebe mucha agua para evitar la sequedad y olvídate de las bebidas carbonatadas.
  • Si masticas chicle con frecuencia, asegúrate de es sin azúcar y con xilitol.

Minimiza los riesgos de las náuseas y vómitos

  • Si se producen náuseas o vómitos de forma frecuente, es importante tomar pequeñas cantidades de frutas, vegetales, yogur o queso.
  • Usa colutorio fluorado a diario para reducir el impacto de los ácidos del vómito en dientes y encías.
  • Recuerda enjuagarte con agua abundante tras cada vómito.

 

Esta serie de consejos, junto con las recomendaciones de tu dentista, evitarán que pongas en riesgo tu salud bucodental durante los nueve meses de gestación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*