Consecuencias de la pérdida de piezas dentales

Compartir 14

La pérdida de piezas dentales puede deberse a varios factores como enfermedades de encía, golpes o la propia genética.

Nuestra carga genética es determinante en este tipo de cuestiones porque es posible que tengamos una ausencia congénita de una o varias piezas dentales. Por otro lado, existen enfermedades bucales que pueden ser determinantes en la pérdida de dientes. Hablamos de problemas de encías, caries o bruxismo (apretar mucho los dientes llevándolos a desgastarse y/o romperse). Un traumatismo es otra de las causas por las que es posible quedarse sin alguna pieza dental.

Los implantes son la mejor solución ante la pérdida de una o varias piezas dentales. El procedimiento consiste en instalar un dispositivo mecánico en el hueso para sustituir la raíz dentaria perdida y colocar un diente artificial.

 

Consecuencias de la falta de una pieza dental

Si un diente perdido no es reemplazado inmediatamente el hueso colindante comienza a encogerse y los dientes de alrededor se desplazan hacia el hueco que ha quedado. El desplazamiento de un diente puede provocar que el resto también lo hagan y por lo tanto, sufrir modificaciones importantes en la sonrisa.

 

Consecuencias de la pérdida de varias piezas dentales

En los casos en los que se pierden varias piezas dentales de la misma zona (por un golpe o enfermedad bucal, por ejemplo), el hueso maxilar comienza a encogerse. El borde del maxilar cada vez se hace más delgado. Además, las piezas restantes se mueven para ocupar el lugar que han dejado las otras y en muchos casos se debilitan. Esto podría desencadenar la pérdida de más piezas dentales si no se sustituyen las ausentes.  

 

Consecuencias de una boca sin piezas dentales

Las bocas que han perdido todos sus dientes conservan la forma de la mandíbula pero las raíces tienden a encogerse puesto que han dejado de cumplir su función natural. Con el paso del tiempo, esto puede provocar variaciones en el aspecto de la cara: labios más delgados y boca y cuello más arrugado.

 

ALVAREZ OLAY_M_19541104_26089568_1En los casos más complejos en los que la pérdida ósea ha sido significativa, en  Centro Estomatológico González Tuñón disponemos de una técnica pionera para los pacientes que presentan este problema: los implantes zigomáticos. En 2007 introdujimos este tipo especial de implantes más largos que se anclan en el hueso zigomático-malar. Su ventaja es patente: se pasa de un año de tratamiento y varias cirugías a un solo día y una sola cirugía.

Si tienes alguna duda sobre estos novedosos implantes, quieres solicitar más información o necesitas consultar tu caso particular puedes hacerlo a través del formulario de contacto de nuestra página web o de nuestras redes sociales.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*