¿Cuándo comenzar un tratamiento de ortodoncia?

Compartir 48

La ortodoncia ofrece un amplio abanico de tratamientos para combatir diferentes problemas dentales que, de no resolverse, pueden generar dificultades para masticar, hablar, o incluso alteraciones en el aspecto físico. Generalmente los tratamientos de ortodoncia se asocian a la infancia, ¿pero existe una edad concreta en la que se recomiende empezarlos? ¿Este tipo de tratamientos está indicado sólo para pacientes infantiles?

Se puede decir que no hay una edad concreta para empezar el tratamiento de ortodoncia ya que depende del tipo de maloclusión que presente cada paciente. No obstante, se recomienda realizar una primera visita de ortodoncia a la edad de seis o siete años, momento en el que han erupcionado los incisivos superiores e inferiores definitivos, los primeros molares permanentes y el crecimiento óseo es importante. Esta etapa es la mejor para diagnosticar la presencia de algún problema que se deba corregir de forma precoz, ya que podemos intervenir en el crecimiento del niño.

En caso de que el recambio dental, la oclusión y las relaciones entre los maxilares sean correctas se harán revisiones periódicas para controlar una adecuada erupción dental y un buen desarrollo óseo. En caso de que aparezca alguna anomalía en este proceso debemos recordar que los problemas ortodónticos no sólo afectan a los dientes, sino también a los huesos maxilares. Por esto, el tratamiento ortodóncico de un paciente infantil se puede dividir en dos fases: la ortopédica y la ortodóncica.

¿En qué consisten? ¿A que edad realizamos cada una? ¿Qué tipo de aparatos se utilizan?
1. Fase Ortopédica: En esta fase nos encaminamos a corregir los problemas óseos, por lo que empezaremos en la edad infantil o prepuberal, dependiendo del tipo de maloclusión esquelética a tratar. Se exponen a continuación diferentes maloclusiones que deben tratarse de forma precoz:
mordida-invertida-ortodonciaClase III esquelética: Se caracteriza en que los dientes inferiores, junto con la mandíbula, están más adelantados que los superiores, pudiendo dar lugar a una
mordida invertida. Es una maloclusión con un importante componente hereditario y difícil de corregir. El tratamiento en estos casos debe comenzarse lo antes posible, entre los 5 ó 6 años de edad, con el fin de intentar controlar el crecimiento mandibular y ayudar al crecimiento maxilar.
Clase II esquelética: El maxilar superior y los dientes superiores están excesivamente adelantados con respecto a los inferiores (al contrario que en la Clase III). Empezaremos el tratamiento tempranamente, en la edad prepuberal con el fin de aprovechar y estimular los brotes de crecimiento. Comenzaremos en niñas entre los 10-12 años y en niños a los 12-13 años, aproximadamente.
mordida-abierta-anteriorMordidas cruzadas: En este tipo de maloclusiones, generalmente el maxilar es más estrecho que la mandíbula en uno (mordida cruzada unilateral) o en ambos lados (mordida cruzada bilateral) y los premolares y/o molares superiores se sitúan por dentro de los inferiores. En la cara puede observarse una desviación del mentón hacia el lado de la mordida cruzada en el caso de ser unilateral. También deben ser corregidas precozmente cuando se descubran las mordidas cruzadas, mordidas abiertas (en la imagen) y hábitos como chupar el dedo, chupete, respiración bucal, deglución atípica, etc., con el fin de facilitar el crecimiento esquelético normal.

2. Fase Ortodóncica:
Después de solucionar los problemas esqueléticos se tratarán las maloclusiones dentarias. En los problemas de malposición y alineación dentarios, como la Clase I, comenzaremos cuando estén presentes los dientes permanentes (de 11 a 13 años), logrando su corrección de forma más rápida, ya que, al tener más edad el paciente, obtendremos una mayor colaboración en las exigencias que conlleva un tratamiento con aparatos fijos (bandas y brackets). No hay límite de edad para corregir estas malposiciones, por eso es posible la ortodoncia en adultos (30-40 o más años). Lo que no es posible corregir en estas edades son los problemas óseos, siendo necesario recurrir a la cirugía.

ORTODONCIA CORRECTIVA
Así como la Ortodoncia Interceptiva trata de prevenir la maloclusión, la Ortodoncia Correctiva trata las maloclusiones ya instauradas. Dentro de la Ortodoncia Correctiva se pueden distinguir tres tipos de tratamientos diferentes:

aparato-funcional-a) Tratamiento con aparatología funcional y removible. Éste es un tipo de tratamiento que se efectúa con aparatos que el propio paciente puede poner y quitar y que se emplean durante la dentición mixta, es decir, desde los 6 a los 12 años. Su uso en las primeras fases de tratamiento, tiene como fin la corrección de los problemas de crecimiento de los maxilares y de pequeñas malposiciones dentarias. Posteriormente, una vez completada la dentición definitiva, suele ser necesario el empleo de aparatos fijos (brackets). Los llamados aparatos funcionales u ortopédicos, actúan sobre la musculatura facial y sus inserciones óseas. No tienen mecanismos activos en sí mismos y solamente son útiles mientras haya crecimiento en el niño, de ahí la importancia de esta época. Los aparatos removibles o placas, al contrario que los anteriores, poseen resortes, tornillos y otros mecanismos activos, mediante los cuales se pueden realizar movimientos dentarios limitados.

tratamiento-ortodoncia-bracketsb) Tratamiento con aparatología fija. El aparato más efectivo y básico para realizar cualquier tipo de movimiento dentario es el llamado de multibrackets que, acompañado de otros aparatos complementarios, es imprescindible en el tratamiento de casi todas las maloclusiones. Este aparato funciona mediante la aplicación de unas fuerzas muy ligeras y constantes sobre los dientes, a los que desplaza de forma lenta y gradual hacia una nueva posición. Esto es posible gracias a las características del hueso (que a pesar de su dureza es también muy moldeable) y del ligamento periodontal (medio de unión entre diente y hueso).

c) Tratamiento Ortodóncico-quirúrgico. Cuando los maxilares no se desarrollan de una forma normal es necesario empezar el tratamiento cuanto antes, para evitar en lo posible este crecimiento anómalo. Si no se trata el problema a tiempo o no se consigue detener este crecimiento patológico, se llegará a la edad adulta con la deformidad esquelética, que afectará a la estética de la cara. Para corregir dicha deformidad, es necesario complementar el tratamiento de ortodoncia con un tratamiento quirúrgico. La secuencia de este tipo de tratamiento es la siguiente:
1. Primera fase de tratamiento ortodóncico (Prequirúrgica): Se lleva a cabo con aparatología de brackets y tiene como objeto colocar los dientes en una posición prequirúrgica correcta en sus respectivas arcadas. Esta primera fase dura un año aproximadamente.
tratamientos-ortodoncia2. Tratamiento quirúrgico: Consiste en una operación generalmente bajo anestesia general en quirófano y hospitalización de algunos días. Tiene como fin la corrección de la forma, tamaño y/o la posición de los maxilares, bien el superior, el inferior o ambos.
3. Segunda fase del tratamiento ortodóncico Postquirúrgica): Después de la cirugía, es necesario continuar con el tratamiento ortodóncico de multibrackets, con objeto de terminar el ajuste de la arcada superior con la inferior y lograr una correcta relación entre ambas. Esta fase puede prolongarse de 6 a 12 meses. Este tipo de tratamiento ortodóncico-quirúrgico solamente debe realizarse cuando haya concluido totalmente el crecimiento. Tanto el diagnóstico como el plan de tratamiento se han de llevar a cabo conjuntamente entre el Ortodoncista y el Cirujano, para coordinar en el tiempo las distintas fases del mismo y lograr un resultado final satisfactorio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*