Ortodoncista y logopeda trabajan en equipo

logopeda y ortodoncista
Compartir 1

Cada vez más la figura del logopeda especialista en terapia miofuncional colabora con los ortodoncistas con el fin de corregir patrones musculares inadecuados que vienen dados por una respiración bucal, posicionamiento lingual y labial incorrecto, deglución atípica, entre otros hábitos perjudiciales, que refieren en problemas oclusales y también del habla.

No resulta difícil entender que la fuerza o empuje lingual puede crear problemas importantes en el desarrollo de la dentición. Por ello la relación entre la forma de las arcadas dentarias y las funciones musculares orofaciales es algo muy importante, y debe tratarse de forma multidisciplinar.

Trabajo multidisciplinar

Para lograr la corrección de estas alteraciones funcionales es necesario que el logopeda especialista en terapia miofuncional colabore estrechamente con el tratamiento a cargo de otros profesionales como pueden ser: pediatras, ortodoncistas, odontopediatras, ORL, estomatólogos, neurólogos, foniatras, maxilofaciales, y también con otros especialistas de la medicina y educación.

El trabajo multidisciplinar comienza cuando dichas alteraciones son detectadas por los diferentes profesionales. Por ello, la colaboración, comunicación y entendimiento entre todos permite una correcta y exitosa evaluación, diagnóstico, pronóstico y corrección del trastorno, teniendo en cuenta que estos tratamientos son complejos y de larga duración.

Tratamiento y objetivos

La reeducación miofuncional se encarga de rehabilitar todas aquellas funciones que puedan estar alteradas (respiración, deglución, articulación…), así como de restablecer el equilibrio muscular bucofacial.
El tratamiento se centra en la adquisición de los siguientes objetivos:

RELAJACIÓN Eliminar tensiones musculares de todo el cuerpo.
POSTURA Corrección de la postura corporal.
MUSCULATURA OROFACIAL Entrenamiento bucofacial para recuperar el tono y la movilidad de fuerzas musculares (labios, lengua…).
RESPIRACIÓN Instaurar una respiración nasal y costodiafragmática.
DEGLUCIÓN Entrenamiento de un patrón deglutorio correcto. Corrección de hábitos perjudiciales.
ARTICULACIÓN Articulación correcta de determinados fonemas.

Para garantizar el éxito del tratamiento, los objetivos se deberán adaptar a la evaluación, diagnóstico y plan de intervención de cada paciente. El paciente no ha de perder las ganas de seguir trabajando pues es necesario que generalice los patrones de funcionamiento adquiridos y los llegue a realizar involuntariamente. Para conseguirlo es necesario trabajar, además, otros aspectos:

  • Motivación
  • Conocimiento y sensibilidad
  • Propioceptiva
  • Generalización

Muchas veces, y debido a que no se realizó un tratamiento preventivo en la infancia, dichos desequilibrios funcionales en la respiración, deglución, masticación, posicionamiento lingual e incluso articulación de fonemas, se han ido complicando y acentuando con el paso del tiempo, o bien han aparecido en la edad adulta como consecuencia de otras patologías.

Como ha sucedido con otras técnicas de tratamiento, la terapia miofuncional se fue aplicando inicialmente en la población infantil. Paulatinamente esta terapia se ha ido adaptando favorablemente al tratamiento con adultos.

Por ello, no debemos olvidar que el paciente adulto puede también beneficiarse de los resultados de la reeducación miofuncional.

Factores de riesgo: los malos hábitos

En muchos casos, el origen de algunas maloclusiones dentarias viene marcado por la persistencia de hábitos perjudiciales. Entre los más frecuentes destacamos la respiración oral o bucal, la deglución atípica y la succión digital.

No olvidemos que las funciones de respiración y deglución son muy importantes en el desarrollo de la dentición, pues el cierre labial y una correcta posición lingual son imprescindibles.

La succión también ocupa un papel importante, ya que, en el paso de la succión a la deglución madura y definitiva, la lengua realiza una función muy importante. La prolongación de este hábito de succión (digital, chupete, labial o lingual, objetos extraños…) es la responsable de la aparición de problemas en la deglución e influye negativamente en el desarrollo bucodental.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*