ODONTOLOGÍA DEPORTIVA

Sin riesgo para tu boca

Hoy en día gran parte de la población practica habitualmente algún deporte o actividad física, produciendo unos beneficios incuestionables para la salud y la calidad de vida de las personas, aunque también pueden ocasionar perjuicios a nuestro organismo en forma de lesión. Durante la práctica deportiva son más frecuentes las lesiones traumáticas orales, llegando a ser un 45% del total de los traumatismos bucofaciales.

Las consecuencias de un traumatismo oral varían dependiendo de la cualidad, dirección y localización del impacto, por eso el tipo de deporte y la intensidad a la que se practique son muy importantes a la hora de seleccionar el dispositivo de protección. Por ello, clasificamos los deportes en relación al riesgo de producir un traumatismo oral en deportes de alto riesgo (artes marciales, boxeo, fútbol americano, hockey, patinaje, rugby) y deportes de riesgo intermedio (baloncesto, balonmano, squash, waterpolo, bicicleta de montaña). Tras recibir un impacto las secuelas del mismo pueden ir desde una laceración del labio hasta una fractura ósea, pasando por alteraciones articulares, roturas de dientes, etc.

Tipos de Protectores

  • Estándar: Son los protectores bucales que tienen la misma forma para todos los pacientes.

  • Termoplásticos: Son aquellos protectores que se pueden adaptar ligeramente a la anatomía dental tras calentar el material en el agua.

  • Customizados: Están perfectamente adaptados a la encía y dientes del paciente, teniendo en cuenta a su vez la relación maxilar con la mandíbula.

Conoce más

Temas de interés