ODONTOPEDIATRÍA

Enseñamos a los más pequeños a cuidar su boca

El Odontopediatra es el dentista que se dedica al cuidado y mantenimiento de la salud dental de los bebés, niños, adolescentes.

Recomendamos una primera visita bucal al año de edad y revisiones cada seis meses, ayudará a tomar contacto con la consulta y superar el miedo, así como adquirir unos hábitos correctos de higiene y dieta que son el mejor medio para evitar problemas en el futuro.

Tratamientos:

  • Flúor

El flúor fortalece el esmalte (capa externa del diente) ayudando a prevenir la caries y reparando las caries tempranas mediante un proceso de remineralización.

Formas de aplicación del Flúor:

    • Gotas o comprimidos de flúor.

    • Enjuagues fluorados (colutorios).

    • Dentífricos fluorados (pasta dental).

    • Geles fluorados (aplicación profesional).

    • Barnices de flúor (aplicación profesional).

  • Obturación

El tratamiento más simple de una caries es realizar una obturación o empaste. La obturación de una pieza dentaria se basa en eliminar el tejido afectado por la caries (contaminado de bacterias) y restaurar la forma anatómica de la pieza dentaria.

  • Coronas

Es una restauración que cubre la totalidad de superficie coronal del diente. El objetivo es mantener la pieza en la boca permitiendo la masticación, manteniendo el espacio y evitando la aparición de nuevas caries en ese diente.

Se coloca cuando, al eliminar caries muy extensas, queda poca superficie dentaria sana impidiendo la colocación de un empaste debido al riesgo de fractura, o bien cuando el diente presenta anomalías del desarrollo, dientes fracturados, etc.

  • Traumatismos

Ante un golpe en la boca es necesaria una visita para realizar un diagnóstico, tratamiento y seguimiento posterior del área lesionada. Toda lesión aunque aparentemente no haya producido daño o molestias puede desencadenar secuelas en el futuro.

Cuando el golpe se produce en un diente de leche las secuelas pueden aparecer no solo en el diente de leche (cambio de color, movilidad, abcesos,…) sino también en el diente definitivo en formación, íntimamente unido al diente de leche (manchas color amarillo-marrón, irregularidades,…). Se detectan y tratan cuando sale el diente definitivo (a partir de los siete años, dependiendo del diente que sea).

Cuando el golpe se produce en un diente definitivo según el nivel de afectación se realizará el siguiente tratamiento:

  • Fractura de algún fragmento: reconstrucción estética.

  • Afectación del nervio: endodoncia y recostrucción estética.

  • Movilidad : ferulización inmediata (en las veinticuatro horas posteriores).

  • Caída del diente: reimplantación y ferulización. Medida urgente si se cae un diente definitivo: tiene que conservar el diente en medio húmedo: vaso con suero, leche o en la propia boca, pero nunca envolverlo en servilletas o pañuelos. No toque la zona de la raiz del diente y acuda al centro lo antes posible.

Caries de biberón

Este tipo de caries se pueden producir cuando los niños acostumbran a dormirse tomando el biberón con líquidos que no sean agua (leche, zumos,…), mamando o usando el chupete impregnado de sustancias dulces. Generalmente afecta a los niños entre uno y los dos años de edad.

Los síntomas más comunes de las caries asociadas al uso del biberón:

  • Manchas blancas en los dientes.

  • Desarrollo temprano de caries (zonas marrones).

Es importante que la técnica de limpieza sea sistemática de tal forma que no nos olvidemos ninguna superficie sin limpiar. Podemos comenzar por las superficies externas, continuar por las superficies internas y para finalizar las superficies masticatorias de las muelas sin olvidarnos de la lengua.

  • Pulpotomía/Pulpectomía

La pulpotomía y la pulpectomía son los tratamientos que se realizan cuando una caries es muy profunda y llega al nervio. Los dientes de leche también tienen su nervio y pueden dar los mismos problemas que un diente definitivo (dolor, flemones,…).

La pulpotomía es la eliminación de la parte superior del nervio, mientras que la pulpectomía es la eliminación de todo el nervio. Tratar el nervio de una muela de leche no interfiere en absoluto con la futura muela definitiva ya que cada una tiene su nervio.

  • Mantenedores de espacio

Es un aparato que se coloca cuando hay una pérdida de uno o más dientes de leche antes de tiempo (sea por extracción, traumatismos, caries…). El objetivo es impedir que los dientes se muevan ocupando el espacio del diente o dientes perdidos.

Estos aparatos deben: mantener el espacio durante el tiempo suficiente hasta la erupción del diente permanente, no interferir con el proceso de cambio dentario, impedir la extrusión de los antagonistas, permitir la erupción del diente permanente y restaurar la función y la estética.

  • Selladores de fisuras

Los selladores de fisuras son unos materiales plásticos que cubren las superficies masticatorias de los molares y premolares impidiendo la entrada de gérmenes y partículas de comida que causan la caries dental.

Las muelas se “pican” fácilmente porque las superficies masticatorias tienen grietas y fisuras rugosas que atrapan literalmente los gérmenes causantes de la caries.

Son efectivos hasta en un 80% puesto que cubren la zona de mayor probabilidad de apariencia de caries.

Deben ser revisados puesto que se desgastan con la masticación y a veces es necesario colocar un nuevo sellado para mantener su eficacia.

  • Protectores bucales

Los protectores bucales son unos aditamentos plásticos que se colocan en la boca y que deben de utilizarse durante los deportes de contacto para prevenir traumatismos dentarios.

Las funciones son:

  • Prevenir las fracturas dentales.

  • Minimizar las laceraciones a los labios y a la lengua.

Conoce más

Temas de interés